viernes, septiembre 01, 2006

Un rosé.

Debo decir que no le daba mucha bola al vino rosado. En general la mayoría no le da bola a un vino rosado. Y no pretenderé un artículo de apología esta vez. Que sí que podríamos hacer uno. Pero las balas van a otro lado.
Lambrusco. Tiene versión tinto y rosso. Es un vino barato y de supermercado.
Cuando lo importante no es el precio y ni siquiera la calidad en demasía, más bién, la costumbre, el uso y el mero placer, un lambrusco puede cobrar una dimensión mayor. Cuando un lambrusco entra en escena al momento de un brindis para dos y se deja luego bien frio en la cubeta del hielo, el lambrusco rosso se pone más guapo.
Busque luna y mar. Sirvalo frío, con velas, fresas, chocolate de aperitivo, pasta fresca, café y la chica más dulce que haya conocido...

4 Commentarios:

Blogger NANDO dijo...

para una chic asi de dulce, un moscatel, aunque su sabor puede legar a hostigar, exige un paladeo lento, lo que favorece una buena conversacion, late harvest tb es una eleccion adecuada para compartir junto a una princesa si bien es repopular, no decepciona.

domingo, septiembre 03, 2006 2:02:00 p. m.  
Blogger Daniel Vásquez P. dijo...

El late harvest estaria bien cerca de una fuente de agua...y no sé proqué. Solo es una sensación.
Por supuesto, siempre con la chica dulce...

Saludos

domingo, septiembre 03, 2006 5:51:00 p. m.  
Blogger gb dijo...

En Uruguay el vino llega con los emigrantes europeos que llenan de uva Moscatel los viñedos, y durante años servimos en la mesa familiar de los domingos unos tradicionales vinos rosados abocados... dulzones como la charla de madres y tías, y embriagadores como padres y tíos.

En las tardes de verano lo servíamos bien frío sacado de la heladera, y en invierno al "natural". Aún hoy el paladar del urguayo lo siente como propio, y vinos como el VUDU marcan la hisotria.

Con el tiempo descubrimos que también teníamos plantado la Tannat (destinada por años al vino tinto que cuesta salir de la ropa), y aprendimos a domarla en el proceso de elaboración, creando los ya famosos vinos finos que tan bien, van con el asado criollo... pero esa es otra historia.

Cordiales saludos desde Montevideo.

lunes, septiembre 04, 2006 8:48:00 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

señores, cometen un mismo error con una insistencia envidiable: "rosso" es "tinto" en italiano, o sea que "rosso y "tinto" son dos denominaciones para referirse a la misma clase de vino. A lo que ustedes se refieren con "rosso" es, o bien "rosé" (en francés) o "rosado" en español. de un blog dedicado a los vinos uno espera que, al menos, no equivoquen las denominaciones.

lunes, marzo 19, 2007 5:39:00 p. m.  

Publicar un comentario

Links a este post:

Crear un vínculo

<< Home